¡PIDE TU CITA SIN COMPROMISO!
876 546 979   |   699 702 645   |   

¿Sabes para qué se emplea el láser en odontología?

En la Clínica Vintanel y Moreno incorporamos continuamente nuevos aparatos a nuestras instalaciones para proporcionar a nuestros pacientes los mejores tratamientos posibles.

 

Nuestra última adquisición es un láser de diodo que puede aplicarse en implantología, cirugía bucal y periodoncia, además de tener utilidades en el campo de la endodoncia. También se emplea en el tratamiento de blanqueamiento dental, sensibilidad dental y para eliminar los dolores a nivel de la articulación temporomandibular.

Os explicamos para qué lo empleamos en los diferentes tratamientos en clínica:

 

  • Endodoncia: consigue la eliminación de los microorganismos residuales en los conductos radiculares. En el tratamiento de pulpotomía en niños también elimina los microorganismos y coagula la pulpa remanente.
  • Caries: ayuda a la eliminación de residuos bacterianos que puedan quedar en la cavidad previo a la realización del empaste.
  • Periodoncia: es el complemento ideal tras el Raspado y Alisado Radicular, ya que produce una eliminación completa de los depósitos calcificados y bacterianos que se encuentran en las raíces de los dientes. Así mismo, descontamina las bolsas periodontales al eliminar las bacterias anaerobias que contienen. También disminuye las molestias del postoperatorio, ya que favorece la cicatrización de los tejidos.
  • Cirugía bucal: gracias al laser, durante el tratamiento en tejidos blandos se produce una coagulación simultánea, eliminando el excesivo sangrado.
  • Implantologia: inhibe el crecimiento de bacterias en la superficie del implante, lo que produce la periimplantitis.
  • Bioestimulación ósea: ayuda al proceso de osteointegración tras la colocación de los implantes.
  • Blanqueamiento: se emplea para activar el gel blanqueador, acelerando su penetración en el esmalte.
  • Mucosas: el láser de diodo ayuda en el tratamiento de la mucositis y el dolor de las mucosas en pacientes sometidos a quimioterapia y/o radioterapia, aplicándolo de forma previa al tratamiento.
  • Heridas: evita el sangrado gracias a la cauterización que produce, facilitando la cicatrización y disminuyendo el riesgo de infecciones.
  • Hipersensibilidad dental: gracias al laser de diodo se produce un sellado de los túbulos dentinarios reduciendo la sensibilidad dental hasta en un 70% desde la primera sesión.
  • Dolor orofacial y de ATM: reduce el dolor muscular ya que estimula la producción de los opioides endógenos. Es útil en el tratamiento de lesiones artrogénicas y ayuda en la reducción de la neuralgia del trigémino.
  • Parestesia: ayuda a la reactivación de la sensibilidad nerviosa tras la pérdida de ésta en alguna zona de la cara.
  • Ortodoncia: utilizado a bajas potencias ayuda a la velocidad de movilidad de los dientes durante el tratamiento de ortodoncia, y también disminuye el dolor ocasionado por dicho dolor.

 

El láser de diodo es útil en todos los tratamientos enumerados anteriormente, aunque también es útil en frenulectomía, biopsias, gingivectomías… siendo prácticamente inexistente el dolor postoperatorio tras tratamientos quirúrgicos y siendo la recuperación más rápida que cuando se realizan mediante la técnica convencional con bisturí frío.