¡PIDE TU CITA SIN COMPROMISO!
876 546 979   |   699 702 645   |   

RIEGOS DE EXPOSICIÓN AL SOL EN INVIERNO

Llega el invierno y las horas de luz se reducen visiblemente. Nuestra rutina diaria en esta época se basa en levantarnos todavía de noche, ir a trabajar durante horas en espacios cerrados, y volver a casa con luz artificial en las calles. Pero llega el fin de semana y, por qué no, apetece realizar actividades al aire libre, como por ejemplo esquiar, senderismo o un simple paseo por la ciudad, y más si el tiempo acompaña.

Pero, ¿te has parado a pensar si en ese paseo con buena temperatura, el sol puede perjudicar tu piel? Está claro que la misma protección que en verano no vamos a usar, pero igualmente debemos tener cuidado.

¡Sigue leyendo para saber más!.

¿POR QUÉ ES PERJUDICIAL EL SOL EN INVIERNO? 

En invierno, el sol está más alto y los rayos inciden en la piel de manera menos intensa. Sin embargo, la intensidad de la radiación ultravioleta aumenta con la altura y es más peligrosa en zonas de montaña. De ahí el peligro que tiene el sol en invierno.

¿DEBO PROTEGERME LA PIEL COMO EN VERANO?

Sí, las horas que estamos expuestos al sol debemos usar protección solar. La única diferencia que hay es, como ya se ha comentado al principio, que en invierno hay menos horas de sol, por lo tanto, el uso de crema solar es menos abundante, pero igualmente las radiaciones ultravioletas siguen presentes y pueden dañar seriamente nuestra piel si no la protegemos.

SI VOY A HACER DEPORTE EN LA NIEVE, ¿QUÉ DEBO TENER EN CUENTA?

En esta época nuestra piel está más blanca y, por lo tanto, más desprotegida; más aún si el sol nos da de repente. Por ello es muy importante usar protección solar alta durante la actividad deportiva en la nieve media hora antes de la exposición y cubrir bien la superficie de la piel. Se deberá volver a aplicar el protector cada tres horas si se suda.

No debemos olvidarnos de nuestros labios, y con frecuencia también usaremos vaselina o cacao que lleven fotoprotector solar.

 

¿QUÉ CONSECUENCIAS HAY SI NO ME PROTEJO LA PIEL?

Las principales lesiones de una exposición excesiva al sol y sin protección pueden ser el envejecimiento prematuro de la piel, lo cual conlleva a la aparición de arrugas y manchas; el agravamiento de enfermedades fotosensibles, como el “lupus eritematoso”; reacciones alérgicas; daños crónicos de la piel, hasta incluso llegar a padecer cáncer cutáneo.