¡PIDE TU CITA SIN COMPROMISO!
876 546 979   |   699 702 645   |   

LA PRIMERA VISITA AL DENTISTA

Suele pasar que, hasta que no tenemos algún problema dental, no acudimos al dentista. Nunca encontramos el momento perfecto para ir a una clínica a hacernos una revisión rutinaria, o bien porque los horarios de trabajo que tenemos no nos lo permite, porque no nos duele ninguna pieza dental y nos confiamos, o porque simplemente, tenemos miedo porque no sabemos “lo que nos van a hacer”.

 

 

Este miedo no solo lo tienen los más pequeños de la casa, también las personas adultas sufrimos esta desconfianza hacia los dentistas. En este artículo te daremos las claves de una primera visita con el objetivo de que ir al dentista sea algo de lo más normal, y mentalizarnos de que cuanto antes vayamos a una simple revisión, menor será la futura patología.

¿CUÁNDO REALIZAR LA PRIMERA VISITA?

Lo correcto es realizar visitas de forma periódica al dentista, empezando a edades muy tempranas. En niños, lo ideal es hacer la primera visita a partir de que tenga toda la dentición temporal (formada por 20 piezas dentarias) esta etapa suele ser a partir de los 3 años, pudiendo variar en cada niño.

 

Si en tu caso eres una persona adulta y nunca has acudido al dentista, te recomendamos que hagas una primera visita en nuestra clínica a modo de prevención, a pesar de no presentar molestias.

¿QUÉ TE HAREMOS EN LA PRIMERA VISITA?

Para realizar un correcto diagnóstico, antes de que te vea el doctor, la higienista te realizará una radiografía completa de la boca, de esta forma nos aseguraremos ver posibles problemas ocultos.

En el caso de los niños, la radiografía no se realizará a no ser que sea estrictamente necesario para evitar irradiarles. No obstante, la radiación que conlleva una radiografía es muy baja y en nuestra clínica tenemos medios para proteger tanto a los pequeños como a los mayores.

 

A continuación, el dentista examinará la estructura dentaria, encías, articulaciones y musculatura oral. Te observará con los instrumentos básicos de exploración (sonda, espejo y pinza), todo esto sin causar ningún daño.

 

Tras las observaciones del doctor, éste procederá a explicarte detalladamente lo que ha visto y su plan de tratamiento para mejorar.

Es muy importante que en la primera visita hagas saber al dentista todas tus dudas, lo que te pasa y lo que te gustaría, y así aconsejarte de forma más personalizada.

¿HAY QUE HACER REVISIONES PERIÓDICAS?

Por supuesto que sí, aunque no se tenga dolor es recomendable acudir al dentista una vez al año como mínimo a modo de prevención, ya que hay muchas patologías asociadas a la salud bucodental que se pueden evitar con un solo chequeo y muy importante, sin dolor.