¡PIDE TU CITA SIN COMPROMISO!
876 546 979   |   699 702 645   |   

Higiene oral completa, ¿Y tú?¿Te cepillas la lengua?

Todos sabemos que la higiene oral correcta es aquella que se realiza, o bien mediante un cepillo manual, eléctrico o sónico, durante aproximadamente 2 minutos y de dos a tres veces al día. Añadiendo a esto el complemento, según las características dentales de cada uno de nosotros, del hilo o seda dental, cepillos interdentales e irrigador oral.

Pero….¿sabías que la lengua también debe cepillarse?

En la lengua se acumulan aproximadamente el 50% de las bacterias totales que tenemos en la cavidad oral, quedando atrapadas entre las papilas de la lengua.

Para una correcta higiene de la lengua existen los limpiadores linguales o raspadores linguales, un complemento necesario para la realización de tu higiene oral diaria.

¿Qué beneficios presenta el raspador de lengua?

  • Ayuda en la prevención o eliminación del mal aliento (halitosis) ya que las bacterias que se acumulan a nivel lingual ocasionan mal olor de boca.
  • Reduce notablemente la acumulación de placa en la boca.
  • Al eliminar toxinas se produce una mejora en la salud bucal general.
  • Gracias a la eliminación de todas las bacterias depositadas en la lengua se consigue una mejora en el sentido del gusto.

¿Es realmente necesario limpiar la lengua?

Por supuesto, con todas las técnicas expuestas anteriormente se consigue una higiene de dientes y encías, por lo que únicamente se eliminan las bacterias que se encuentran a ese nivel, mientras que con el uso de un rascador de lengua eliminamos todas aquellas bacterias que se depositan sobre la lengua ocasionando halitosis

¡¡Haz la prueba!!

Tras cepillarte los dientes saca la lengua y mírala en el espejo, verás que el color que tiene no es el rosáceo, si no que puede tender a un color más blanquecino o amarillento, incluso en algunas ocasiones siendo más negruzco o azulado. Esto se debe a la suciedad que se acumula en la superficie de la lengua, la cual se elimina gracias al limpiador lingual.

Así que recuerda, para mantener tu lengua limpia y sana debes:

  • Revisar que el color de la lengua sea el adecuado, tendiendo a un color rosáceo, sin presentar manchas ni lesiones.
  • Emplea el limpiador lingual, o en su defecto la parte trasera de los cepillos que llevan incorporado el cepillo para la lengua.

¿Sabes cómo se emplea?

¡Es mucho más sencillo de lo que te imaginas! Simplemente debes de pasar el raspador lingual entre 2 o 3 veces desde la parte trasera hasta la delantera. Este paso debe repetirse después de cada uno de los cepillados dentales (2-3 veces al día).

Recuerda además, emplear un colutorio o enjuague bucal adecuado a tus necesidades, para conseguir una correcta higiene oral y conseguir un aliento fresco.

x

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al pulsar "Acepto", confirma que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Acepto Rechazo Centro de privacidad Configuracion de Privacidad Conoce nuestra política de Cookies