¡PIDE TU CITA SIN COMPROMISO!
876 546 979   |   699 702 645   |   

¿APRIETAS LOS DIENTES?, TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE EL BRUXISMO

¿Cuántos de nosotros nos hemos levantado alguna mañana con dolor en la mandíbula y dolor de cabeza? O, seguro que alguna vez nuestra pareja nos ha dicho que por las noches “rechinamos” los dientes, ¿verdad? Éstos pueden ser algunos de los síntomas que podemos sufrir si tenemos Bruxismo.

Si quiere saber más sobre este hábito o descubrir que lo puede padecer, ¡siga leyendo!

¿Qué es el bruxismo?

Es un trastorno inconsciente en la mayoría de las personas que lo sufren. Este problema es muy habitual en los niños debido a que los dientes les crecen con cierta rapidez y, mientras se recoloca la dentición, pueden rozar y causar el molesto ruido característico. Sin embargo, si el problema persiste en la infancia o bien durante la edad adulta puede llegar a causar problemas graves.

Erradicarlo es difícil, pero se puede reducir. Lo importante es conocer el origen o la causa que lo produce.

¿Cuál es la causa de este fenómeno?

No se sabe a ciencia cierta cuál puede ser la causa que produce este trastorno, pero si sabemos que está muy relacionado con el estrés emocional que se procesa durante el sueño. Si la calidad de éste no es la correcta, es cuando se produce tensión mandibular.

También hay otras situaciones de estrés, ya sea en el entorno familiar o laboral que pueden exteriorizarse a través del bruxismo, aunque éstas de forma más consciente.

Otras causas, aunque menos frecuentes, pueden ser:

  • Trastornos en la boca: una mordida que no encaja a la perfección, la falta de un diente que provoca el movimiento de los demás o la rotura de algún diente que fricciona con otro, son problemas que pueden inducir al bruxismo.
  • Tabaco, cafeína y alcohol: según un estudio publicado en 2016, las personas que consumen de forma regular tabaco, cafeína y alcohol tienen el doble de probabilidad de sufrir este trastorno.

Generalmente el bruxismo es bastante frecuente, pero, aunque no está asociado a una enfermedad psíquica u otra enfermedad grave, es conveniente tratarla para así evitar los dolores o bajar la intensidad de estos.

¿Qué síntomas puedo experimentar si tengo bruxismo?

Son varios los síntomas, pero los más frecuentes son dolor de cabeza, de mandíbula y de oídos, ruidos articulares molestos (rechinar) los cuales producen pérdida del esmalte dental y excesiva sensibilidad dental al cepillado o a los alimentos calientes y fríos ya que la dentina está expuesta debido a ese desgaste de esmalte.

Si lo tengo diagnosticado, ¿cómo puedo tratarlo?

Su tratamiento tiene por objeto disminuir el dolor y tratar que el daño dental no se convierta en algo irreversible.

Si sabemos con certeza que el bruxismo nos viene por estrés o nervios, sería conveniente buscar técnicas de relajación que ayuden a reducir este estado de nerviosismo. También sería beneficioso acudir a un fisioterapeuta para recuperar el equilibrio articular y muscular de la cabeza.

Pero si el problema está afectando a los dientes, la solución más idónea es la férula de descarga, cuya misión es proteger la dentadura de la presión que se ejerce cuando se aprieta y rechina.

La férula, que está hecha de resina y es rígida, además de evitar el desgaste de nuestros dientes, ayuda a mantener la mandíbula en una posición más relajada.

Aunque la férula se suele llevar por la noche mientras se duerme, no está de más, si es necesario, utilizarla en momentos del día en los que solemos estar más tensos (durante la conducción, en el trabajo con el ordenador…etc.)

¿Dejaré de bruxar después de haber llevado la férula un tiempo?

No. El problema de la férula de descarga es que no suprime el hábito de apretar los dientes, y si se retira, volverán las molestias.

Pocos son los casos en los que el problema desaparece de forma espontánea, en la mayoría el uso de la férula es imprescindible para minimizar los daños. Cuando los dientes se aprietan solo durante el día, es más fácil modificar el hábito, porque somos conscientes, pero si el bruxismo se produce al dormir, resultará difícil combatirlo.

¿Cómo puedo prevenir el bruxismo?

Al tratarse de un hábito involuntario, es difícil establecer medidas para combatirlo y, como la mayor causa de este fenómeno ya sabemos que es el estrés, lo único que podemos hacer es evitarlo.

Para ello debemos buscar formas para liberarlo, como por ejemplo practicar deporte, ya que así soltamos adrenalina; evitar el beber café, porque la cafeína produce nerviosismo; o buscar técnicas de relajación que nos permitan procesar el estrés.

En cualquier caso, lo mejor es poner remedios para evitar males mayores. Si el bruxismo es diurno intentaremos de manera consciente no apretar los dientes ni rechinarlos. Si esto no fuera posible se puede utilizar la férula de descarga.

El bruxismo nocturno es más complicado de controlar conscientemente. Por ello, la recomendación es usar férulas de descarga para evitar que los dientes puedan rozarse y producir los molestos ruidos o bien erosionarse.

 

Ahora que conoce el bruxismo, ¿lo puede padecer? Acude a su clínica dental para que le hagan un diagnóstico precoz, y así, evitar complicaciones como puede ser el desgaste prematuro de los dientes.

x

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al pulsar "Acepto", confirma que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Acepto Rechazo Centro de privacidad Configuracion de Privacidad Conoce nuestra política de Cookies